Jueves, 21 de octubre de 202121/10/2021 English français Español
El tiempo
Totana

Historia

A+ A-

Historia

BREVE HISTORIA DE LA SEMANA SANTA DE TOTANA

Nuestra Señora de Los DoloresLas cofradías de Totana surgen con el fin de hacer presentes ante las gentes del lugar algunos de los principales
acontecimientos externos de la liturgia católica (procesiones de Semana Santa, Santo Rosario, Exaltación de la
Cruz, etc) como también contribuyendo con parte de sus ingresos a atender las demandas de la parroquia
de Santiago, a la que se encontraban adscritas.

En torno a la cofradía del Santísimo Sacramento, cuyo origen se remonta al siglo XV, surgieron en Totana
las primeras manifestaciones públicas de la Semana Santa, centradas en los primeros años del siglo XVII en la
procesión del Domingo de Resurrección, como también en la de Jueves Santo. Con el fin de escenificar
la Pasión de Cristo por las calles de la villa, la Cofradía encargó en 1604 la imagen de un Cristo para
representar un paso de la pasión la noche de Jueves Santo. Se configuró así la procesión pasionario de
Semana Santa más antigua de Totana.

Otra de las grandes cofradías de Totana en los siglos pasados fue la Hermandad del Entierro de Cristo y
Soledad de Nuestra Señora constituida en la Iglesia parroquial de Santiago en 1671 en torno a la devoción
de El entierro de Cristo, nuestro Redentor y Soledad de Nuestra Señora. En el siglo XIX se le mencionaba
también como Hermandad de los Dolores, designación última con la que ha llegado a nuestros días. En la
tarde de Viernes Santo los hermanos realizaban una procesión con el entierro de Cristo y una imagen
de Nuestra Señora de la Soledad.

La tercera de las grandes cofradías de Totana en los pasados siglos fue la Hermandad de la Preciosa
Sangre de Nuestro Redentor Jesucristo, que comenzó su andadura en 1682, constituida bajo la
advocación de Jesucristo en la columna. La procesión de esta hermandad se realizaba en la mañana
de Viernes Santo con una imagen de Cristo en la columna, al que acompaño desde 1687 una imagen
de nuestra señora del Traspaso. Posteriormente se incorporaron las imágenes de San Juan, la Verónica,
la escena de la Oración en el Huerto y la negación de San Pedro.

Inicialmente las cofradías y hermandades de Totana procesionaban de modo autónomo, asumiendo cada una de
ellas la responsabilidad de una determinada procesión. Desde las primeras décadas del siglo XVIII van a sentir
la necesidad de acompañarse mutuamente a fin de engrandecer los desfiles procesionales y conseguir
en ellos una mayor coherencia narrativa con el desarrollo del ciclo de la Pasión. A partir del siglo XIX
la documentación de cofradías y hermandadeses prácticamente inexistente y las conclusiones a las que
se llegan nos muestran una situación de decaimiento en la que se encontraban inmersas la mayor parte
de las hermandades y cofradías además, las políticas desamortizadoras del liberalismo español supusieron
una herida grave para cofradías y hermandades, de la que muchas de ellas no van a poder sobreponerse
y acabarán desapareciendo.

Al iniciarse el siglo XX los desfiles procesionales volvieron a gozar de buena salud. Las décadas de 1920 y 1930 supusieron un importante impulso para la Semana Santa de Totana con la creación de dos nuevas hermandades: por un lado, Jesús en el Calvario y, por otro la Caída y Nuestra Señora de la Caridad. En la década de 1930, coincidiendo con la inestabilidad política del periodo, surgieron ciertas dificultades que hicieron peligrar los desfiles procesionales.

1956La Guerra Civil supuso un duro golpe para el patrimonio y la organización de hermandades y cofradías.
Fueron destruidas varias imágenes, tronos y utensilios procesionales que se hubieron de reponer con
enorme esfuerzo. A partir de 1940 la actividad de las hermandades, como también la de los mecenas a
cuyo cargo estaban muchas de las imágenes procesionales, se intensificó considerablemente a fin
de conseguir volver al esplendor con que esta celebración se realizaba antes del año 1936. En la década
de 1960, al amparo de un mayor desarrollo económico, se vivió una etapa de crecimiento en esta
celebración. Surgió entonces la Hermandad de El Beso de Judas y, al amparo de la renovación del
Concilio Vaticano II, la Cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía.

En los años 70 del pasado siglo se produjo un cierto alejamiento de parte de la población respecto del mundo cofrade.
Esta situación, puramente circunstancial, se superó muy satisfactoriamente a principios de la década de 1980.
Desde entonces se vive en constante aumento y progreso, mostrando las hermandades y cofradías un profundo
interés no sólo por procesionar con la dignidad que requiere esta celebración, sino también en el deseo de hacerlo
con elementos de adecuada calidad artística y estética. A partir de 1978, la Junta de Procesiones primero, y el Ilustre
Cabildo Superior de Procesiones después, vienen desarrollando una labor fundamental e imprescindible en la reestructuración,
impulso y coherencia de esa importante parcela que en la identidad y forma de ser de Totana tienen y
representan sus hermandades y cofradías.

SGS Ayuntamiento de Totana Región de Murcia - SEF - Unión Europea
Agradecemos las fotografías cedidas por:
  • Pedro Antonio Tudela Hernández
  • Dirección General Medio Ambiente
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información